¿Qué es la regla del 30 por ciento?

Posted onCategoriesEspañol

Los países europeos hacen todo lo posible por atraer a trabajadores cualificados de otras partes del mundo, y a fin de que elijan los Países Bajos en lugar del Reino Unido, por ejemplo, se ofrecen incentivos fiscales como la regla del 30 %.

Entre estos incentivos se incluye un reembolso de traslado libre de impuestos de 7700 euros que puede incluso aumentarse con los costes del servicio de mudanzas en sí. Existe un procedimiento de migración de conocimiento que es bastante accesible y factible para los extranjeros. El gobierno intenta responder en inglés de forma proactiva, y explica cómo funciona el sistema fiscal holandés y lo agradable que es vivir en los Países Bajos.

Pero todo lo anterior es insignificante en comparación con el verdadero imán de la oferta:

La regla del 30 por ciento

¿Qué es la regla del 30 por ciento?

El 30 % de los ingresos están libre de impuestos

La regla del 30 % es un incentivo fiscal según el cual el 30 % de los ingresos brutos del empleo imponible no están sujetos a gravamen. Simplemente se añade al salario neto.

Por ejemplo:
usted tiene unos ingresos brutos de 100 000 euros, por lo que 70 000 euros se gravan y 30 000 euros están libres de impuestos. No solo tiene una parte sustancial de su declaración de impuestos exenta, sino que, además, el impuesto del 52 % comienza a partir de 66 421 euros.

Esto implica que solo una pequeña parte de sus ingresos de 100 000 está gravada al 52 %.

Estado impositivo para no residentes

No solo tiene ahora una ventaja impositiva real (la mejor que se puede conseguir en los Países Bajos), sino que la regla es válida durante un período de ocho años. Durante este período de ocho años también puede optar por ser considerado un contribuyente no residente. Eso implica que, aunque sea residente fiscal holandés a efectos del tratado tributario, hacemos como si fuera un contribuyente no residente. Un contribuyente que se considera no residente.

La consecuencia es que no tiene que declarar su riqueza global en los Países Bajos. Y tampoco se aplica un 1,2 % de impuestos sobre esta riqueza. Lo mismo ocurre con los activos de su socio tributario. Su socio tributario es su cónyuge, pareja de hecho, el copropietario de su residencia principal en los Países Bajos o una persona con la que tenga hijos. La excepción a esta norma son las propiedades que se encuentran en los Países Bajos y los ingresos de una empresa holandesa en la que tenga más del 5 % de las acciones.

La excepción al estado fiscal de una persona considerada no residente son los residentes estadounidenses o los propietarios de tarjetas verdes. Dado que el régimen tributario de los EE. UU. se basa en la nacionalidad, se le considerará un residente fiscal de EE. UU. si elige ser un contribuyente no residente en los Países Bajos. La desventaja es que sus ingresos libres de impuestos de la regla del 30 % estarán sujetos a impuestos en los Estados Unidos, con unas tasas impositivas mucho más bajas que las holandesas.

Lo bueno es que puede reclamar los días trabajados en el extranjero en los Países Bajos. Eso implica que si ha trabajado varios días en el extranjero durante un año natural, ese número de días se eliminará proporcionalmente de su base tributaria en Holanda.

Intercambio de permisos de conducir

El tráfico en Holanda puede ser ajetreado, especialmente con tanto tranvía. Los exámenes de conducir en Holanda son horrorosos. Sin embargo, si usted es de fuera de la UE solo podrá conducir durante un máximo de 6 meses con un permiso de conducir no europeo en los Países Bajos (Europa). Después tendrá que hacer el examen para obtener el permiso de conducir holandés.

Es una situación poco apetecible, ya que los exámenes de conducir son muy complicados. Difícil es la parte teórica. Para evitar que el problema de la conducción influya en la elección de destino de los expatriados en Europa, en la regla del 30 % se incluye el poder intercambiar un permiso de conducir no europeo por un permiso holandés: solo hay que ir al ayuntamiento e intercambiar los permisos. Esto también se aplica a los socios tributarios.

Escuela internacional

A los expatriados les parece importante enviar a sus hijos a una escuela internacional. Una escuela internacional es cara, por lo que los expatriados esperan que el empleador pague estos costes.

Si un empleador paga los costes privados del empleado, estos costes se consideran parte del salario neto. Es necesario pagar al empleado el impuesto a sus ganancias, más las primas sociales, y todo ello forma parte de los ingresos de su empleo. Es posible que su salario acordado no sea suficiente para cubrir los costes brutos de una escuela internacional.

Para evitar que el expatriado no elija los Países Bajos por este motivo, el empleador puede pagar la escuela internacional sin que este reembolso se asigne como un salario sujeto a impuestos. Solo es posible si se ha concedido previamente la regla del 30 %.

La condición es que el empleador tenga un acuerdo con la escuela internacional, que los pagos los realice directamente el empleador a la escuela y que la escuela esté considerada como una escuela internacional.

La regla del 30 % suena genial.

regla del 30 %

¿Cómo se puede optar a la regla del 30 por ciento?

Para poder optar a la regla del 30 % usted, el empleado, tiene que:

  • Provenir del extranjero. No puede venir a los Países Bajos y encontrar aquí un trabajo, ya que sería una contratación local y eso no se incluye. Esto también explica por qué las parejas de los trabajadores aptos para la regla del 30 % nunca consiguen que también se les aplique a ellos la regla. Vinieron por su pareja, no por una oportunidad laboral propia.
  • No puede haber vivido a menos de 150 km de la frontera holandesa en los 24 meses anteriores a su llegada. Esto no se considera un motivo de discriminación, ya que el Tribunal de la Unión Europea ha dictaminado que ningún residente dentro este círculo puede solicitarla. Por tanto, los ciudadanos de Bélgica y los ciudadanos no belgas que hayan vivido en este período en Bélgica no pueden solicitarla.
  • Hay un requisito de ingresos mínimos de 36 889 euros. Esto implica que tras el 30 %, el salario fiscal no puede ser inferior a 36 889 euros. El salario previo debe ser, por tanto, de al menos 52 698 euros.
    Sin embargo, si se es menor de 30 años y se tiene un título de máster, el requisito de ingresos mínimos son 28 041 euros de salario fiscal o 40 058 euros de salario bruto.
    Si usted es empleado universitario no se aplica ningún requisito de ingresos mínimos.

  • No puede haber vivido en los Países Bajos durante un período que haya finalizado dentro de los 25 años anteriores a su llegada. Si lo hizo, ese período se deducirá del total de ocho años de la regla. Por ejemplo, una persona nació y creció en los Países Bajos, se fue del país con 18 años y ahora, con 41 años, quiere trabajar en los Países Bajos y beneficiarse de la regla del 30 %. 41 años menos 25 años son 16 años. Es lógico pensar que el período de ocho años se reducirá solo en 2 años (de 16 años a 18 años). Pero ese no es el caso. Es el período que termina dentro del período de 25 años antes de su llegada. Como esta persona nació y creció en los Países Bajos, es el período de 18 años el que debe reducirse del período máximo de 8 años de la regla del 30 %. En otras palabras, esta persona no es apta para la regla del 30 %.

Puede ver que estas normas se han establecido para atraer a trabajadores extranjeros valiosos y, al mismo tiempo, evitar que una persona holandesa pueda beneficiarse de esta ventaja.

¿Qué ocurre con los cambios de trabajo y la regla del 30 por ciento?

Si cumple los requisitos en el momento de su llegada a los Países Bajos, puede cambiar de trabajo en el período de 5 años y seguir beneficiándose de la regla del 30 %. No obstante, si estuvo desempleado durante un período mayor a tres meses entre un empleo y otro, pierde el derecho a la regla para siempre.

Deberá realizar una nueva solicitud de la regla del 30 % con el nuevo empleador.

Su primer empleador nunca solicitó la regla del 30 %: ¿supone un problema?

Si su primer empleador nunca solicitó la regla y es en este nuevo empleo donde conoce por primera vez la existencia de esta ventaja, ¿puede optar a la regla del 30 %? Sí, puede hacerlo, siempre que cumpla los requisitos desde el momento de su llegada a los Países Bajos.

Si funda su propia sociedad privada de responsabilidad limitada, ¿puede solicitar o seguir disfrutando de la regla del 30 por ciento?

Ser accionista o director general de su propia sociedad privada de responsabilidad limitada implica que usted es empleado de esa empresa. Y como empleado de esa empresa puede comprobar si cumple los requisitos de la regla del 30 %. Si cumple los requisitos, puede optar a la regla y aprovechar todas sus ventajas dentro de su propia empresa.

Orange Tax Services y la regla del 30 por ciento

Llevamos mucho tiempo en activo dentro del campo de la regla del 30 %, por lo que contamos con una amplia experiencia al respecto. No solo podemos presentar una solicitud en su nombre, también podemos investigar si puede optar a sus ventajas. Si tiene problemas con su solicitud de la regla del 30 %, podemos investigar e incluso cuestionar la decisión de la agencia tributaria holandesa al negarle la regla.

Si le asesoramos que funde una empresa, tendremos en cuenta las posibilidades de la regla del 30 %. Incluso si usted no es el propietario de una empresa o si su empresa no tiene presencia en los Países Bajos, podremos ayudarle a solicitar la regla del 30 %.

Nuestra tarifa para la solicitud es de 550 euros con nuestra política de que si no la consigue, nosotros no cobramos. Es decir, si consigue la regla del 30 % paga 550 EUR; de lo contrario, no paga nada. Investigar una cuestión y resolver un problema, se cobra a 120-160 euros la hora, sin incluir el IVA.